Las plantas de los dioses: drogas sagradas

Las plantas de los dioses: drogas sagradas

Por Joan Bernet

 

En Venezuela, este es un tema que levanta costras, genera miradas indignadas y bocas retorcidas. Los nombres: Marihuana, Coca, Ayahuasca, Yopo etc. son totalmente inaceptables. Son drogas, son estupefacientes, generan adicción, y pare Ud. de contar. Lejos de escribir un artículo donde intente convertir a los más conservadores de la sociedad venezolana y latinoamericana, me interesa que analicemos el tabú en torno  al empleo y consumo de estas hierbas.

 

En nuestro continente, poblado de diversas culturas indígenas, son empleadas en su día a día.  El antropólogo Ronny Velazquez se refiere a estas plantas como “Plantas de los dioses”, por sus propiedades medicinales y rituales, sabiamente aprovechadas desde tiempos milenarios por múltiples etnias aborígenes.

 

Aquellos que hayan viajado al Perú recordaran que al llegar, “para aclimatarlos” y aliviar el malestar generado por el cambio de clima y altura, se les da té de hoja de coca (Erythroxilum coca) u hojas de coca para mascar, pues tiene propiedades analgésicas, calmantes, astringentes, antiflatulentes, es un agente de limpieza sanguínea, digestivo, diurético y estimulador respiratorio.

 

Para los indígenas del Perú se le utiliza  muchas cosas: mitigar el hambre y el cansancio, como medicamento, como elemento, acompañado de ron, para las sesiones adivinatorias para predecir el porvenir. Es de resaltar que la hoja de coca la mascan sólo los hombres adultos.

 

Tenemos también el Yopo (Anadenanthera  peregrina), cuyo químico DMT, es un fuerte alucinógeno presente también en la “Soga del muerto” o Ayahuasca. La etnia venezolana Piaroa, emplea el yopo en rituales para ver a sus dioses y obtener de ellos la cura para los males de sus enfermos. A su vez, se usa en el rito de iniciación Piaroa conocido como Wärime.

 

Noticias-sobre-marihuana.gifRespecto a la polémica Marihuana o Cannabis, sabemos que estudios recientes revelan sus propiedades medicinales frente a males como el glaucoma, el asma, desórdenes femeninos, insomnio, trastornos del apetito, etc. El uso ritual de esta planta aparece en México. Se incorpora a la flora americana a través de los colonizadores, pues sus huellas nos llevan a encontrarla siglos atrás en Asia. Es empleada dentro del contexto ritual y espiritual por los tepehuanes, tepecanos , y otomíes.

 

Es la hierba más popular entre los jóvenes, pues, según describen sus consumidores, estimula e “incrementa” la percepción de los sentidos (tacto, gusto, vista, oído, olfato), libera las ideas y pensamientos, sensación de vértigo o como “si estuviesen flotando”, somnolencia, locuacidad, hilaridad, percepción dilatada del tiempo (todo se hace más lento).

 

Sobre la Ayahuasca (Banisteriopsis caapi), tenemos que la Soga del muerto (aquello que permite que el espíritu o alma salte del cuerpo sin que este muera) es  utilizada por indígenas en la cuenca amazónica. Como mencionamos anteriormente, posee sustancias alucinógenas (DMT) que permiten a los shamanes establecer comunicación espiritual con sus dioses para obtener otros niveles de conocimiento. Se emplea en toda práctica médica llevada a cabo dentro de las tribus amazónicas. A través de las alucinaciones obtienen conocimientos de los espíritus esenciales.

 

Por su origen natural y sus propiedades alucinógenas, existen grupos que la venden a través de Latinoamérica y llevan acabo tomas de Ayahuasca abiertas al público por módicas sumas. Sin embargo, para aquellos que no son de origen indígena, se necesita una preparación física particular, incluyendo una dieta especial durante los 8 días previos a su toma, para evitar efectos indeseados.

 

En definitiva, vemos que la toma de las hierbas consideradas drogas, tienen sentidos medicinales y/o espirituales. El tabú aparece aunado al hecho de que altera el normal funcionamiento del individuo. Sin embargo ¿No lo hace el alcohol también? A su vez, los aspectos dañinos de estas plantas de los dioses se manifiestan cuando son alteradas químicamente, produciendo adicción e incluso la muerte de aquellos que las consumen en exceso. Es interesante cómo elementos fuertemente enraizados a las tradiciones de los pobladores primigenios de nuestro continente  son demonizados en lugar de ser debidamente estudiados, concientizados  y difundidos. Personalmente considero la sabiduría indígena como una rica fuente de conocimiento milenario que se ha ido generando a través de la relación “razón-experiencia”. Considero también, que como latinos, deberíamos establecer puentes sobre los abismos culturales que nosotros mismos hemos creado en torno a elementos, pueblos y civilizaciones que encierran la clave de nuestra identidad.

 

Me permito compartir con Uds. un documental hecho por NatGeo sobre los indígenas Piaroa de Venezuela y el uso del Yopo.

 

http://www.youtube.com/watch?v=gZpfmyS5j3U


_______________________________________


1336839646847-okay.jpg

Caracas, Venezuela, 1991. Estudiante de Artes, mención Promoción Cultural, y Educación, mención Artes, en la Universidad Central de Venezuela. Fue publicada en el Fanzine "Mouff" de Nueva Esparta con los escritos "La niña" y "No más versos". Luego, su poema "Mujer maravillosa" fue leído en el  evento "Una nota de poesía" realizado también en Nueva Esparta. Absenta Webzine (Chile) la incluyó en la antología poética "Dulces Letras en Verde Absenta”.

 


|

Comentarios

Excelente revista y muy buenos artículos. Los felicito y sigan así.

Responder

Muy interesando para conocer más sobre el uso de las drogas, tan denmonisadas, por que se les agrega otros aditomento o se las conta , todo para lucrar 

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar